El departamento de diseño de BMW y un laboratorio del MIT han desarrollado un nuevo material líquido ‘inteligente’ que permite la impresión 3D de elementos neumáticos, una nueva tecnología que previsiblemente se implementará en los automóviles del futuro.

La impresión 3D está de moda y, a la luz de los hechos, es una tecnología que cada vez estará más presente en nuestras vidas y, también, en nuestros coches. Prueba de ello es la investigación que ha llevado a cabo el departamento de diseño de BMW en colaboración con el laboratorio de autoensamblado del MIT –Instituto Tecnológico de Massachusetts–, con el que ha desarrollado nuevos materiales líquidos que permitan la impresión en 3D de elementos neumáticos. De este modo, los productos fabricados con estos materiales ‘inteligentes’ contarán con una ‘memoria estructural’ que les permitirá volver a su estado original al desinflarse, una tecnología que cambiará el modo en que se fabrican los coches.

Hoy, y desde hace años, numeroso modelos ya cuentan con sistemas de cojín lumbar ajustes eléctricos de los asientos que recurren a bolsas de aire para modificar su forma y ofrecer una postura de conducción más cómoda. Del mismo modo, hace ya casi 40 años que Mercedes-Benz instaló el primer ‘airbag’ en su Clase S W126 de 1981 y, desde entonces, es una tecnología que se ha extendido hasta estar presente en la práctica totalidad de modelos hoy en el mercado, pues es obligatorio desde el año 2006 para todos los modelos de gran producción. También los camiones de gran tonelaje y turismos de gran lujo recorren en ocasiones a sistemas de amortiguación neumática mediante ‘bolsas’ de aire, lo que permite hacerse una idea de sus distintas aplicaciones de seguridad, ergonomía y mecánicas.

Así, BMW quiere dar un paso más allá e investiga el uso de elementos neumáticos impresos en 3D en sus coches para aprovechar así su capacidad para cambiar de forma y de tamaño en cualquier momento y tantas veces como sea necesario. El proyecto se ha desarrollado a lo largo de dos años y, por el momento, las estructuras logradas son todavía muy simples, pero ya permiten intuir sus múltiples posibilidades.

En este sentido, la directora de diseño y visión de marca en BMW, Martina Starke ha señalado: “Estamos orgullosos de poder mostrar nuestros resultados. El proyecto Liquid Printed Pneumatics es un ejemplo perfecto de una colaboración interdisciplinaria fructífera que veremos cada vez más en los próximos años, especialmente en BMW”.